martes, 2 de abril de 2013

Apple pide oficialmente disculpas a los consumidores chinos y actualiza su política de garantías en el país

Los consumidores chinos llevan ya algún tiempo teniendo sus más y sus menos con Apple, acusando a la compañía de aplicar una política de garantías muy diferente a la empleada en otros puntos del globo y tomándose especialmente mal la falta de una respuesta oficial en condiciones. Por suerte parece que tras la tempestad aún es posible que llegue la calma: Tim Cook ha querido calmar un poco los ánimos con una carta abierta al público de la zona en la que se disculpa formalmente asegurando que "el compromiso y pasión de Apple por China no difiere del de otros países" y prometiendo nuevas directrices en su protocolo de garantías.

La división china de la casa se ha comprometido concretamente a realizar cambios en la garantía de los iPhone 4 y 4S (que han sido los dos artículos que más polémica han levantado), ofreciendo como hasta ahora un periodo de prueba de 15 días en el que se podrá remplazar el equipo por uno completamente nuevo en caso de fallo, y señala además que el resto de su año de garantía ahora incluirá la el reemplazo de piezas defectuosas por nuevas o incluso un terminal a estrenar dependiendo de la situación (y no unidades o componentes remanufacturados como se hacía hasta ahora); además, en caso de que se proporcione al cliente un equipo nuevo, la garantía vuelve a empezar a contar desde cero -tal y como recoge la ley local de las tres garantías: reparación, reembolso y sustitución.