jueves, 4 de abril de 2013

Fernando Troyano, de Chad2Win: "Quien haga una app sin tener en cuenta al usuario no triunfará"

Después de tres meses de haberse lanzado, Chad2Win ha superado todas las previsiones de sus creadores. Esta aplicación, creada por una «start up» catalana, ya cuentan con más de 150.000 usuarios registrados. El balance es «muy positivo», asegura su director general Fernando Troyano. Son conscientes que, actualmente, no pueden competir con otras plataformas como WhatsApp o Line, pero no su nuestra intención. «Queremos que el usuario nos vea como compañía responsable y ser honestos. Nuestro reto es crecer poco a poco y seguir consolidando como una app importante en el mercado». Lo curioso de esta aplicación es que paga al usuario por utilizarla.
- ¿Cómo surgió la idea de Chad2Win?
- Es un cambio de modelo, un poco de revolución. Hemos tenido que madurarlo bien. Los inicios son difíciles. La idea estaba madurándose desde hace un año. Viendo la necesidad de las marcas y la reacción de los usuarios ante la publicidad tradicional, buscamos una forma ideal para que la publicidad no fuera intrusiva y que el usuario pudiera ver de manera natural y no de forma intrusiva. Ha sido un gran cambio, estamos muy orgullosos dentro de la pequeña revolución que hemos introducido en el mercado.
- Vale que los usuarios -sobre todo en plataformas como Android- no están acostumbrados a pagar por la descarga de aplicaciones, pero ¿cómo eso de que te paguen por chatear?
- Es una aplicación de mensajería instantánea que tiene un soporte de publicidad. Somos la primera «app» que tiene que en cuenta al usuario. Se puede hacer mimo que se hace con otras «apps» pero cobra. ¿Por qué? Porque cuando se está chateando con normalidad el usuario ve publicidad, pero no es intrusiva; mientras ve el anuncio se puede seguir chateando con los contactos. Cuantos más uses la aplicación, más retribución tendrás. Como hemos empezado hace poco todavía tenemos poca publicidad, pero las grandes compañías saben que tienen que estar en el móvil.
- Pero los anuncios siempre tiran para atrás a los usuarios...
- La presencia actual de los anuncios en el móvil es intrusiva porque cuando estás jugando a algo, por ejemplo, te echa de la aplicación, así que el usuario rechaza este tipo de publicidad. Nosotros hemos encontrado una fórmula con la que el usuario quiere ver publicidad, porque no le molesta, le entretiene. Mientras esperas la respuesta del interlocutor te entretiene y te retribuye. Las empresas, realmente, que desean mandar un mensaje a su público objetivo es la manera ideal de entrar porque se aseguran que el mensaje les va a llegar y no les va a molestar y, en cierta manera, esponsorizan al usuario.
- ¿Los usuarios no quieren dejar de verla como en otras «apps»?
- Es diferente a nuestro sistema. En versiones «premium» dejan de ver la publicidad, pero aquí siempre tienes la posibilidad de seguir chateando. El caso es que por hacer lo mismo que haces anteriormente y por ver la publicidad que recibes, el usuario tiene una retribución.
- Un modelo arriesgado. ¿Se han volcado las empresas? De momento firmas como Ferrero Rocher, Volkswagen o Freixenet ya han protagonizado campañas en la aplicación.
- Está teniendo buena acogida entre los anunciantes. El mundo de la publicidad es miedoso ante las nuevas cosas, pero estamos aumentado los presupuestos y los resultados son buenisimos, dicho por ellos, porque repiten campañas. El 80% de los anunciantes ha repetido campañas. Poco a poco va llegando la publicidad porque somos conscientes que al ser los primeros en el modelo de negocio siempre cuesta más.
- ¿Qué parámetros tienen para vender esa publicidad segmentada?
- En el registro ya existe unos parámetros para enfocarlo a su target. Sabemos el sexo del usuario, su código postal, intereses... Cuando tú solicitas tu retribución del acumulado en el mes anterior, el sistema de efectúa unas preguntas de segmentación al usuario con el fin de enviarle siempre la publicidad que más le interesa. La publicidad segmentada en las otras aplicaciones no existe. Somos muy selectos porque le preguntamos al usuarios sus intereses. las marcas quieren llegar a su público objetivo.
- ¿Se puede llegar, realmente, a los 25 euros al mes prometidos?
- Como ha sido un sorprendente éxito esa publicidad que planteamos para 20.000 usuarios, el «heavy user» del mes pasado recibió 5 euros. No es tanto el cuánto cobres sino que cobres algo. En otras «app» no se tienen en cuenta al usuario e incluso cambian la interfaz para que te persiga la publicidad. Sabemos que los usuarios son muy exigentes y nos solicitan más publicidad. Las marcas son conscientes que tienen que estar en el móvil.
- La privacidad del usuario, ¿no se ve perjudicada?
- Hacemos preguntas generales, pero en cuestión de perfil del consumidor. Desde el punto de vista personal no hay un riesgo porque nuestra plataforma es publicitaria y solo le vamos a enviar anuncios que el usuario está interesado. No leemos ni los mensajes, no los guardamos en el servidor. Nosotros lo preguntamos al usuario cosa que le definan como consumidor. Cosas como si tienes coche, si te vas a tener coche, nivel de estudios... para saber un poco más para ofrecerle a las marcas una segmentación ideal.
- ¿Qué te parecen los modelos de negocio de aplicaciones como WhatsApp o Line?
- Estupendos los dos porque utilizan una herramienta necesaria. WhatsApp era el rey, pero Line es más de lo mismo. Nosotros hemos hecho un poco la evolución. Tú te has acostumbrado a una «app» que no te cobraba. El origen era la gratuidad. Ya pagábamos por los SMS. El origen era la gratuidad. Ellos han dicho «somos líderes en el mercado» y han querido monetizarlo. Sí que es un modelo de negocio que no es como te dijeron ni como empezaron. No han tenido en cuenta al usuario por lo que no han conseguido convencer de pagar. Si hace tres años, es normal que el usuario tenga un pequeño enfado porque le han cambiado el concepto.
- ¿Y el próximo reto es expandirse a nivel internacional?
- Nuestro plan de expansión es consolidar en el sentido que el usuario tenga la satisfacción y conseguir la publicidad mínima para que los usuarios pudieran establecerse en el cobro de 10 euros. Estamos en constante comunicación con las marcas para que eso se estabilice. Tenemos vocación internacional, pero siempre desde la humildad que nos caracteriza. Somos pequeños pero creemos que lo podemos hacerlo muy bien.
- ¿Cómo veis el estado de salud del emprendedor?
- Se está moviendo mucho. Animo a la gente a ser emprendedor. Es muy duro. El mundo de las aplicaciones, también. porque encontrar un modelo que puedas monetizar pronto y que la inversión se pueda asumir es complicado. Están saliendo buenas «apps» y buenos emprendedores. La realidad es que las marcas van a demandar «app» para el móvil. Quien no tenga al usuario en cuenta en el móvil no va a tener éxito porque el móvil es mucho más personal de lo que era el ordenador u otros soportes. Quien no piense que el móvil no es un modelo de comunicación, fracasará. Quien haga una «app» que no tenga en cuenta al usuario no triunfará.