martes, 23 de abril de 2013

Gongkai Phone, el teléfono móvil de 12 dólares

El teléfono móvil más barato del mundo conocido, cuesta 12 dólares. Gongkai Phone es un terminal cuatribanda GSM con Bluetooth, pantalla OLED y reproductor MP3.
Gongkai no es precisamente un smartphone, sólo cuenta con lo esencial y quizá no sea un éxito de ventas pero si lo único que buscas es realizar y recibir llamadas sin atarte a ningún operador, Gongkai Phone es tu móvil.
Envuelto por su carcasa de plástico encontramos un procesador de 32-bits a 250MHz, una memoria RAM de 8 MB, una pantalla OLED bicromática, un teclado retroiluminado y la batería. Cabe mencionar las interfaces USB, microSD y por supuesto la SIM. Su batería Li-Poly se recarga por medio del adaptador incluido en el paquete.
Se trata de un nuevo tipo de ecosistema abierto. De hecho Gongkai en chino, singifica eso, abierto, aunque no es estrictamente open source. La electrónica se reduce a dos circuitos integrados: la Mediatek MT6250DA y una Vanchip VC5276. Lamentablemente no se pueden adquirir en cualquier tienda de electrónica y por el momento sólo existe documentación en chino, de modo que encontrar los sitios web adecuados resulta bastante complicado, al menos sin conocer el idioma, pero existe bastante documentación y tanto los esquemas técnicos como el software se encuentran disponibles de manera gratuita.
Parece increíble fabricar un teléfono tan barato. Si quisiéramos construir nuestro propio móvil con Arduino, incluso ensamblando la placa nosotros mismos, ya habríamos sobrepasado ese presupuesto antes de incorporar la batería, la pantalla y los demás componentes. Los que queramos intentar construir nuestro propio Gongkai Phone sin superar este precio, tendremos que esperar un poco a que alguien traduzca la documentación disponible o aprender chino.
Aspectos económicos a parte, el hardware y software libre en el terreno de la telefonía no abundan en el terreno de la telefonía móvil. Me gustaría saber qué opina Richard Stallman sobre este dispositivo. Stallman, ha dejado claro en muchas ocasiones su desprecio por los teléfonos móviles, tildándolos de dispositivos de seguimiento y control. Me he puesto en contacto con él, aunque no tengo puestas muchas esperanzas en recibir respuesta, pero puedo imaginar a grandes rasgos lo que diría. Por supuesto es una suposición, pero creo que por una parte estará contento con la innovación en este campo, aunque mientras la llamada se realice a través de un operador de telefonía móvil y sea necesaria una tarjeta SIM (Módulo de Identificación del Suscriptor), dudo mucho que veamos a Stallman hablando a través de un teléfono móvil, sea cual sea.