jueves, 2 de mayo de 2013

Haswell y su modo de bajo consumo no harían buenas migas con algunas fuentes de alimentación

Sin lugar a dudas, la principal y más deseada característica de la nueva generación de procesadores Core de Intel es su tecnología de reducción de consumo, gracias a la cual portátiles y equipos de sobremesa podrán ponerse a la altura de los tablets durante periodos de inactividad. No obstante, una cosa es que los chip Haswell soporten esta función, y otra que la fuente de tu equipo pueda con ella.

VR-Zone afirma que dado que los procesadores Haswell pueden funcionar con corrientes de tan solo 0,05 amperios, algunas fuentes de alimentación demasiado viejas o incapaces de trabajar con la precisión suficiente podrían dar problemas. Los fabricantes de ordenadores, lógicamente, estarían al corriente, de forma que posiblemente ya habrán hecho planes para integrar un hardware plenamente compatible. El problema reside en todos esos equipos antiguos que serán actualizados por los usuarios domésticos con el lanzamiento de Haswell.