viernes, 21 de junio de 2013

Free va más allá y planea construir una gran red mediante femtoceldas gratuitas en hogares

La llegada de Free al mercado francés ya supuso un fuerte punto inflexión en el que reinan grandes operadores como Orange, con una oferta de llamadas e Internet ilimitados por 20 euros al mes que ha conseguido ya a estas alturas un 8% del mercado.

Pero al poco tiempo de su lanzamiento ya vimos como el operador al que Free recurre para tener cobertura allá donde no llega su red, Orange, se quejaba por la saturación de sus redes por el creciente número de clientes, algo a lo que ahora el operador parece haber encontrado una solución ingeniosa.

La idea pasa por regalar, por usar el router-decodificador de televisión de los clientes de Internet fijo como femtoceldas, quienes no lo tengan lo pueden solicitar gratis pagando solo 10 euros de gastos de envío, que el mismo usuario y otros podrán usar como si de una antena tradicional se tratase.

De antenas tradicionales a femtoceldas

La idea de mejorar la cobertura con femtoceldas no es algo novedoso ni en Francia ni España aunque normalmente estas no suelen ni mucho menos gratuitas y además suelen ser para uso privado, pero la idea de Free es totalmente la contraria.

La intención del operador francés es que el núcleo de su cobertura la provean los clientes que cuentan con Internet en el hogar con ellos mismos, con el gran ahorro que supondrá el necesitar menos estaciones base de telefonía móvil tradicionales y el menor uso de la red alquilada de Orange.

Un proyecto que pretende colocar millones de femtoceldas en territorio francés a la que cualquier cliente del operador se podrá conectar, llegando más allá del 27% de cobertura propia con la que contaba Free (hace un año) y sobre todo mejorando la cobertura en interiores, la más conflictiva en la mayoría de las ocasiones.

Idea fácilmente exportable

Como ya hemos dicho la idea de Free no es que sea nueva aunque si incluye novedades que otros operadores no habían introducido, como que la femtocelda esté directamente integrada en el router de los usuarios de Internet en casa o que este no suponga ningún coste, de compra ni de alquiler.

En España Vodafone comenzó a ofrecer femtoceldas en 2010 a usuarios profesionales a cambio de 15 euros mensuales y Movistar a clientes de contrato por nueve euros al mes sin que parezca que hayan logrado un gran éxito.

Ahora de lo que personalmente estoy seguro es que si la estrategia de Free funciona, mejorar su propia red ofreciendo routers-femtoceldas de manera gratuita, otros operadores franceses o de otros países la copiarán. Tiempo al tiempo.