sábado, 8 de junio de 2013

Samsung-Sony, el secreto está en la resistencia

Están dirigidos a un estilo de vida más activo, inestable, pensado para los «manazas» y para aquellos que trabajan en un ambiente agresivos para aparatos electrónicos. ¿Comes o bebes con el teléfono al lado? ¿Eres de esas personas descuidadas que has sufrido en alguna ocasión cómo un café se desparramaba por ese preciado tesoro electrónico? ¿O has probado, tras desplomarse en la taza del váter, depositar un móvil en un vaso repleto de arroz durante toda la noche con la esperanza de que recobrara la vida?

Aunque los dispositivos que cumplen con el estándar IP67 -grado de protección oficial- son comunes en Asia, en los modelos europeos, por regla general, no aparecen sus variantes resistentes al agua o al polvo. En esta carrera, el siguiente paso es crear «smartphones» tan robusto que aguanten golpes, lo que podría meter en apuros al mercado de las carcasas, fundas y protecciones de compañías como Samsonite. Tal vez si la pantalla no se ralla y el teléfono, aunque se caiga violentamente al suelo, no se rompe, no tenga sentido adquirir este producto, salvo para otorgarle una mayor personalización.

Con su «smartphone» y su «tablet», el Sony Xperia Z ha sido el primero en hacerlo. La compañía japonesa no ha perdido el tiempo en hacer demostraciones de su potencial, de que es capaz de aguantar la experiencia más extrema. Pero a esta filosofía se le ha unido un nuevo amigo.

A Samsung se le ha acusado, en reiteradas ocasiones, de fabricar sus dispositivos en carcasas endebles de plástico, frente a otras compañías que han apostado fuerte en otros materiales más fuertes y elegantes. Bajo el grado de protección oficial IP67, la surcoreana anunció esta semana, tras varias semanas de rumores, una nueva versión de su buque insignia, el Samsung Galaxy S4 Active.

El dispositivo tiene las mismas prestaciones pero la compañía asegura que tiene una protección al polvo y al agua. Un diseño totalmente sellado evita que partículas de polvo se introduzcan en el inteerior del dispositivo. La protección a los líquidos tiene una duración de 30 minutos de inmersión a una profundidad de hasta un metro. Parece poco, pero es más que suficiente.

Mediante el «Modo Agua», el terminal de Samsung aumenta la calidad visual y la claridad de las imágenes y de vídeos, incluso bajo el agua.Además, vendrá equipado con un conector de auriculares también resistentes al agua. La firma surcoreana lo dará a conocer el próximo 20 de junio.