viernes, 12 de julio de 2013

¿Merece la pena el Surface de Microsoft?

Dos semanas de prueba con la Surface Pro de Microsoft en el día a día, sustituyendo un Macbook Air de 11 pulgadas, han servido para poder hacer un análisis exhaustivo. El peso y el tamaño de esta «tablet», que llegó en mayo a España, son similares y la duración de la batería, al menos, para navegar y tomar notas, también es parecida, entre cinco yseis horas.

Muchos analistas comparan erróneamente el iPad de Apple con el Surface de Microsoft, sólo por que el teclado se vende por separado, cuando en realidad el Surface es un híbrido, un «todo en uno», que cumple las funciones tanto como tableta, como ultraportátil.

Al fin y al cabo, el hardware del Surface es prácticamente el mismo que el del Macbook Air, excluyendo la pantalla táctil, y ambos llevan un sistema operativo completo. Las grandes diferencias entre ellos, el sistema operativo, uno con Windows 8.1 y el otro con Mac OS X, y que la Surface Pro hace la función también de «tablet», con una pantalla táctil y un cover con teclado opcional.

El problema de tener un «todo en uno» es que siempre hay que sacrificar algo. El Surface pro como «tablet», técnicamente está muy bien, pero resulta muy pesada, hay que olvidarse de jugar o trabajar mucho tiempo sin estar apoyados en una superficie. Como portátil, cumple con las expectativas, un procesador i5, memoria RAM de 4GB, un disco duro de memoria sólida de hasta 128 GB y una GPU Intel HD 4000, suficiente para que la mayoría de los juegos actuales funcionen correctamente.Hasta aquí los ambos tienen exactamente el mismo hardware, la diferencia está en la pantalla.

Las 11 pulgadas del Macbook Air, frente alas 10'6 del Surface Pro, no son una gran diferencia, pero la resolución máxima del Surface de 1980x1024, mientras que del Macbook Air es de 1366x768, sí que se notan a la hora de leer. Lo único negativo sobre la pantalla del Surface, es el efecto «glossy», es decir, el reflejo en lugares iluminados, por ejemplo, a la luz del día es difícil ver nada más que a nosotros mismos.

El acabado del Surface, el diseño y la sensación al sujetarlo es buena, te das cuenta inmediatamente de que es un producto de buena calidad. En general el Surface Pro es un buen producto, Microsoft, después de darse cuenta de que además de software, es necesario tener su propio hardware, se podría decir que su primer intento es un éxito, han cogido lo mejor de cada fabricante, para hacer un «todo en uno» que es, es su segmento, probablemente el mejor.