martes, 16 de julio de 2013

Yahoo podrá publicar documentos del caso PRISM

Una de las compañías implicadas en el escándalo PRISM, Yahoo, ha conseguido que un tribunal le permita revelar públicamente los documentos que prueban sus esfuerzos para evitar formar parte del programa PRISM de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA).

El Tribunal de Vigilancia de Inteligencia Exterior de EEUU dictaminó ayer que el Departamento de Justicia debe quitar el sello de 'Clasificado' a unos documentos de 2008. Yahoo ha asegurado que estos documentos van a demostrar que la compañía "se opuso enérgicamente" a proporcionar al Gobierno datos de sus usuarios. El fallo da al Departamento de Justicia dos semanas para proporcionar estimaciones de cuánto tiempo espera que le lleve el proceso de revisión, informa CNET.

"El Gobierno llevará a cabo una revisión y desclasificación del Memorando de Opinión de este Tribunal [en el caso de Yahoo] y los escritos legales presentados por las partes ante este Tribunal", dice el fallo. "Después de ese examen, el Tribunal prevé la publicación de las citadas conclusiones del Memorando de forma que incluya la información debidamente clasificada".

Un portavoz de Yahoo declaró que la compañía estaba "muy contenta" con la decisión del tribunal. "Una vez que los documentos se hagan públicos, creemos que van a contribuir de manera constructiva a la actual discusión pública en torno a la privacidad en línea", dijo el representante en un comunicado.

El tribunal que ha autorizado la desclasificación de los documentos es el mismo al que Yahoo solicitó hace cinco años que revisara la orden del Gobierno. La compañía enterdía que violaba los derechos de sus usuarios contra registros e incautaciones inmotivadas recogidos en la Cuarta Enmienda. El tribunal respondió en ese momento que las preocupaciones de Yahoo eran"exageradas" y que "las comunicaciones recogidas de las cuales no son objeto ciudadanos estadounidenses no violan la Cuarta Enmienda". Es por esto que Yahoo ha negado las informaciones relativas a su participación en el programa PRISM, calificándolas de "categóricamente falsas".