lunes, 26 de agosto de 2013

Google bloquea el streaming local en Chromecast

Uno de los dispositivos más esperados acaba de ser mutilado: Google, en su última actualización, bloquea el streaming local en Chromecast. Una de sus características más interesantes.

Lo primero que me viene a la cabeza es "no es oro todo lo que reluce". Muchos usuarios esperan ansiosamente a la salida del Chomecast en su país, mientras en Estados Unidos se agotó a las 24 horas de su lanzamiento. Una de sus características más atractivas parece haber sido amputada: en su última actualización se ha bloqueado el streaming local en Chromecast y cierra las puertas a aplicaciones de terceros.

Al parecer, Google ha eliminado, intencionadamente, la opción que permite a los usuarios hacer streaming local desde sus dispositivos al televisor. La última actualización para el Chromecast ha modificado el código del dispositivo y hace que aplicaciones como AirCast (también conocida como Allcast) dejen de funcionar. Su desarrollador, Koushik Dutta, piensa que este cambio es totalmente "intencionado":

Se ha endurecido la política, donde sólo el contenido aprobado se podrá repoducir en el dispositivo. El Chromecast probablemente no será amigable para desarrolladores independientes.

Esto significa que sólo se podrá hacer streaming de contenido localmediante el plugin que ya existe para el navegador y elimina, por el momento, la posibilidad de compartir tus fotografías o vídeos desde un smartphone. Al parecer, sólo las aplicaciones aprobadas por Google podrán conectarse con el dispositivo. Esperemos que sea una decisión que busque la seguridad y el mejor funcionamiento, pero por ahora es una bofetada a aquellos que esperaban un producto totalmente abierto por 35$. De todos modos, no me extrañaría que la comunidad Android salga con algún parche en breve.

Una decisión que recuerda más a Apple que a Google

Esta decisión cambia mucho las capacidades reales del dispositivo y nos coloca antes un producto diferente. El Chromecast no es tan "libre" como se proclamó en un primer momento, y este movimiento recuerda más a Apple que a Google, pero, con una diferencia: Apple dice desde el principio que, para ofrecer un mejor funcionamiento, ellos quieren controlarlo todo. Por el contrario Google lo ha hecho a posteriori, una forma menos justa y una mala noticia para todos los que esperaban esta característica.