sábado, 24 de agosto de 2013

Samsung Galaxy Gear, la revolución en la muñeca

Dispositivos inteligentes de muñeca ya existen, no se engañen. El concepto no es totalmente nuevo. Y aunque el catálogo de productos de ropa inteligente se amplía, todavía no han llegado al público masivo como para comprender el alcance de estas nuevas tecnologías. Las Google Glass llaman la atención y la comunicación que está generando alrededor de este aparato que verá la luz el próximo año es inmensa, pero hay otro modelo de tecnología que también está suscitando interés: los relojes inteligentes.

En medio de esta nueva era «post-PC», la batalla también se libra en la muñeca. Sony lo ha intentado con su «smartwatch», cuya segunda versión se presentó recientemente. El I'm Watch, el Pebble o el Motorola MotoACTV son varios ejemplos de la apuesta de muchos fabricantes por este nuevo mercado al que se ha querido sumar, y no es para menos, el gigante Samsung, tal vez a modo de respuesta y ataque frontal a su más directo competidor, Apple, protagonista de numerosos rumores que apuntan al lanzamiento de su propio sistema: el iWatch.

La surcoreana se sirve del lema «lo importante es golpear primero» para sacar a relucir el Samsung Galaxy Gear, que será presentado en septiembre durante la feria tecnológica IFA en Berlín. Pero, ¿será capaz de revolucionar el mercado de los «smartwatches» poco exitoso? ¿Se convertirá en un producto de masas? ¿Qué hay en su interior? ¿Cómo es este aparato que podrá ser visto próximamente? Aunque se desconocen muchos aspectos, medios especializados han publicado filtraciones sobre sus posibles características.

El Galaxy Gear podría una pantalla flexible que se adapte a la muñeca de cada usuario, sin que por ello se pierda resolución ni funcionalidades, recoge el blog tecnológico «GigaOm», que recuerda que la compañía surcoreana solicitó la patente de una tecnología similar para aplicarla a las pantallas.

Esa pantalla será de 2,5 pulgadas OLED y en su interior habrá un procesador Exynos 4212 de doble núcleo a 1,5 GHz y resolución de pantalla de 320 x 320 y contará con una cámara de 2 megapíxeles integrada en la correa y funcionará con 1 GB de memoria RAM, según sugiere «Sammobile». Todo arrancado con el sistema operativo Android en su versión 4.1.

En principio, tendrá que operar junto con dispositivos móviles de la propia marca. Con este dispositivo se podrán realizar llamadas, navegar por la web y coordinar emails. En la misma correa tendrá un pequeño módulo altavoz y contará con una función de NFC -tecnología inalámbrica para intercambiar datos entre dispositivos-.

El reloj, cuya autonomía podría ser de menos de un día máxime a los resultados de los dispositivo móviles actuales, utilizará Bluetooth 4.0 para conectarse con los teléfonos inteligentes y tendrá diferentes sensores que sirvan para recoger información del usuario como Nike Fuelband, por lo que podría utilizarse como un accesorio indispensable a la hora practicar deporte.

El misterio se resolverá en breves días y habrá que comprobar si, una vez marcado el territorio por parte de Samsung, Apple puede aportar un salto cualitativo en esta lucha por la movilidad. De hecho, la firma de Cupertino ha contratado a Jay Blahnik, desarrollador de Nike Fuelband. ¿Podría estar cerca el iWatch?