viernes, 6 de septiembre de 2013

Cómo son las empresas en esta era Post PC

En la era post PC hacia la que nos dirigimos sin retorno, y en la que es muy frecuente que muchas personas acaben acarreando múltiples dispositivos tecnológicos diferentes (utilizando todos en mayor o menor medida), las empresas se enfrentan a toda una serie de desafíos. No, el PC de la empresa ya no es el único medio a través del que realizan su trabajo y se comunican con otros empleados, proveedores y clientes.

Con el auge de Internet móvil y de todo un elenco de dispositivos asociados a esta tecnología (smartphones, tabletas e incluso ahora relojes inteligentes) está cambiando radicalmente el 'paisaje' en las empresas y la forma de trabajar por parte de los empleados. La colaboración, propiciada al máximo por las nuevas tecnologías, está alcanzando hitos hasta ahora insospechados.

Fundamentalmente son tres las tendencias que se abren en este nuevo mundo de la colaboración propiciado por el auge de la movilidad. Al menos tres son las que reitera con fruición una de las principales consultoras del mercado de TI: Gartner. La primera es la tendencia del llamado 'bring your own device' (BYOD), es decir, el uso de dispositivos personales, del propio trabajador, para realizar sus tareas laborales, con las ventajas (ahorros de costes para la empresa y comodidad para el usuario) y desventajas (fundamentalmente en el terreno de la seguridad) que conlleva para las compañías.

La segunda es la compartición de archivos e información corporativos desde sistemas de nube personales, que, de nuevo, conlleva ciertos riesgos para las empresas. Y, finalmente la tercera es la disponibilidad de cada vez más aplicaciones móviles que propician la colaboración empresarial.

Estas últimas, por cierto, han logrado transformar Internet, que ha pasado de seguir un modelo web centralizado a otro focalizado en las apps. Es más, las aplicaciones se están convirtiendo en la principal puerta de entrada para muchas personas en lo que respecta al consumo de información, algo que tampoco tienen que perder de vista las compañías.

Un nuevo escenario para otra forma de trabajar

Las corporaciones, por tanto, deben tener estas tendencias en cuenta y establecer las bases para que el uso de dispositivos personales, de nubes personales y de apps sea lo más seguro posible. Además, tienen que propiciar la implantación de apps para la colaboración que funcionen en diversos terminales y que sean lo más estandarizadas posible.

De hecho, según un reciente informe de Gartner, así es como ocurrirá. La consultora vaticina que la mayor parte de las aplicaciones de colaboración estarán disponibles y se sincronizarán con hasta en seis tipos de dispositivos (PC de escritorio, portátiles, teléfonos móviles, tabletas…) hacia el año 2016.

Obviamente para que esto ocurra es preciso que las empresas cambien de estrategia en lo que respecta a las iniciativas de colaboración que ahora promueven. En la actualidad, la mayor parte de estas iniciativas que las empresas desarrollan a través de dispositivos móviles son tácticas, no estratégicas, y están dirigidas a resolver un asunto específico. Además, existe una fuerte fragmentación en lo que respecta a las aplicaciones utilizadas.

Afortunadamente, indica Gartner, el terreno de las aplicaciones de colaboración empresarial evolucionará y madurará entre los próximos tres y cinco años. Eso sí, llegar hasta ese punto de madurez exigirá a los responsables de TI de las organizaciones y a sus superiores que faciliten a los trabajadores aplicaciones que puedan utilizar desde diversos dispositivos inteligentes y que sigan unos mínimos estándares del mercado.