sábado, 28 de septiembre de 2013

El procesador del iPhone 5S a fondo

Los test de rendimiento hablan maravillas de su potencia y los programadores dicen que gráficamente permite aplicar efectos a los juegos y darles calidad de consola de sobremesa. Todo son piropos pero, ¿qué hay detrás de ese corazón de 64 bits del procesador A7 del iPhone 5S? Mirad cómo es por dentro esta nueva ¿bestia?

Pues los chicos de Chipworks han decidido mirar en el interior del chip A7 de Apple para ver cómo está construido y, al tiempo, analizar si hay muchas diferencias respecto del A6 de la generación anterior. Y lo más reseñable que destacan es que no es un chip especialmente complejo ni difiere en exceso de anteriores trabajos para otros iPhone. Salvo en su enorme potencia, claro está, cosa que es lo que más importa. ¿No?

En lo que se refiere a tamaños, tanto la CPU como la memoria caché ocupa un 17% del total del chip (abajo a la izquierda), mientras que los cuatro núcleos de la GPU (gráficos, abajo a la derecha) se llevan un 22%.

Precisamente, algunas fuentes han identificado esta GPU como un Power VR G6430, en lo que sería un nuevo modelo dentro de la seria 'Rogue' que comercializa la compañía Imagination Technologies. Gracias a él, los juegos ahora pueden disponer de efectos como antialiasing a pantalla completa, bloom o un mayor detalle (vía cantidad de polígonos y texturas) en el modelado de personajes y escenarios.

Por su parte, el módulo que hay sobre los cuatro núcleos de la GPU del A7 del iPhone 5S corresponden con la SRAM que, por su tamaño, los chicos que han llevado a cabo este análisis calibran en unos 3MB. Sí, no parece mucho, pero suficiente para almacenar los datos clave de las huellas dactilares del sensor. Este módulo, por ejemplo, no estaba presente en el anterior chip de Apple, el A6.