lunes, 9 de septiembre de 2013

El Samsung Galaxy Note 3 consumirá en modo 4G un 20% menos

El Samsung Galaxy Note 3 no solo incluirá el procesador Quad Core más potente del mercado. La CPU Qualcomm Snapdragon 800 también incluirá un chip que mejorará el rendimiento del módem LTE integrado. Entre las novedades se encuentra un menor consumo energético de hasta el 20% y la reducción de la disipación del calor en torno a un 30%. A nivel técnico estas características repercutirán a medio plazo incluso en el diseño de los smartphones.

El despliegue de las conexiones 4G no solo se ha visto retrasado a nivel mundial por el coste añadido que supone para las operadoras. También han tenido cierta repercusión los módem LTE y su eficacia, sobre todo en equipos donde estos chips deben tener un tamaño muy contenido. Qualcomm se ha posicionado por méritos propios como uno de los fabricantes de semiconductores que más ha avanzado en este terreno y, por ende, se muestra como una de las principales implicadas en el desarrollo de las redes de cuarta generación. Muestra de su liderazgo, en la última edición del Mobile World Congress de Barcelona presentó la tercera generación de chipsets compatibles con la tecnología inalámbrica Long Term Evolution.

Tercera generación de chipsets 4G

Allí fue presentado el chip Qualcomm RF360, una solución que prometía novedosas mejoras en el mercado de las telecomunicaciones. La fecha de lanzamiento comercial de los primeros módem en incluir las mejoras de dicho chip se estableció para la segunda parte del año y así ha sido. El Samsung Galaxy Note 3, recientemente presentado, ha sido el primer dispositivo móvil en integrar las mejoras del Envelope Tracking QFE1100 a través del procesador Qualcomm Snapdragon 800.

Mayor eficiencia energética

¿Qué implica la introducción de la nueva tecnología de Qualcomm en el Samsung Galaxy Note 3? Tal y como ya hemos adelantado, el rendimiento de la parte inalámbrica mejora en eficiencia puesto que se reduce el consumo hasta un 20% y la disipación del calor del módem del orden de un 30%. Obviamente estas dos mejoras repercutirán tanto en la autonomía del Samsung Galaxy Note 3 como en un menor calentamiento del procesador ya que el módem está integrado en éste. La reducción del consumo energético ha sido posible gracias a una modificación en la forma en la que el amplificador de potencia recibe la corriente. Si bien las anteriores generaciones de chipset recibían constantemente la misma energía para hacer frente a las oscilaciones de frecuencia, simplificando, ahora se optimiza ese “chorro” de electrones acorde a la potencia de amplificación necesaria para mantener la señal.

Sin embargo, aunque éstas son las novedades más destacadas, el Galaxy Note 3 también será el primer equipo en disponer un módem LTE capaz de trabajar en prácticamente todas las redes 4G del mundo ( en torno a 175).