domingo, 29 de septiembre de 2013

Freemium: Mayday, ¡Kindle Fire HDX contraataca!

En Freemium, José Mendiola opina sobre la situación actual del mundo de la tecnología Así, sin anestesia, sin casi darnos cuenta y con una inocencia pavorosa, un sonriente Jeff Bezos sostuvo entre sus manos el flamante Kindle Fire HDX en una rueda de prensa en petit comité celebrada en la propia sede de Amazon. Cualquiera pensaría que se trataba de un prototipo que uno enseñaría y ocultaría en un visto y no visto, pero no: el Fire HDX era un producto estrella del que Amazon vendrá a espuertas y lo que es más interesante, será la llave para la venta de contenidos, el verdadero negocio del gigante on-line. ¿Un tablet? Sí, es un tablet ¿Android? También, pero con sus matices, ¿low-cost? Pues sí. Y entonces... ¿cuál es la novedad?

Si eres un comprador de algún Kindle previo, sabrás exactamente a qué nos estamos refiriendo: Amazon vende experiencia de usuario. Todo arranca en el momento en el que validas la primera compra: correo de agradecimiento y confirmación, otro de tracking y finalmente el paquete en casa. La caja no es convencional, es una de esas 'libres de frustración' que puedes abrir sin necesidad de cuchillos o tijeras. Una sabia maniobra que facilita las cosas al comprador ansioso por tener su producto entre los dedos, pero que al tiempo reduce sustancialmente los costes de embalaje, que además es más eco-friendly. Lo primero que se echa de menos en la caja es el libro de instrucciones, y es que realmente no se necesita: Amazon a configurado de fábrica del producto por nosotros, con el nombre del usuario y todo.

Ver video Y centrándonos en el recién llegado, el gigante de Bezos sigue fiel a su política de producto: un equipo con un hardware sobresaliente y a un precio de derribo. Sin grandes algaradas: seguro que no es el más potente, y definitivamente que tampoco el más barato, pero el equipo sostiene una relación-calidad precio imbatible. En este sentido, el fundador de la firma nunca ha tenido empacho en reconocer que pierden dinero en la venta de hard: "queremos que el cliente use el producto y nos compre servicios", afirma abiertamente. La gallina de los huevos de oro de la firma es la venta de ebooks, películas y música, y conseguir que sus clientes nunca abandonen el calor de la marca. Es difícil sentirse incómodo como cliente ante tanto mimo.

Diremos que en lo que estrictamente al hardware se refiere, el HDX es más fino y ligero que su predecesor, más potente y con una pantalla definitivamente superior que humilla, en densidad de píxeles, al mismísimo iPad. Un hardware ganador en el que no se ha escatimado en potencia, dotando al equipo de un Snapdragon 800 a 2,2 GHz y 2 GB de RAM, cifras que lo sitúan en lo más alto en el segmento, para un equipo, y aquí llega lo grande, que sale a la venta con un precio de partida de apenas 229 dólares. Tampoco se ha sido cauto en lo que toca a las cámaras, dotando de un sensor de 8 megapíxeles y flash LED para el modelo de 8,9 pulgadas (su hermano pequeño cuenta con sólo una cámara frontal para videollamadas). Y micrófono, que no se nos pase mencionarlo, porque este pequeño periférico será la gran estrella del producto, y casi por accidente. Bueno, bonito y barato, el HDX entra por la puerta grande con el inmenso paraguas de Amazon, una marca que se ha empeñado en mimar al cliente hasta el extremo, y que con este modelo juega con una carta maestra en la relación usuario-fabricante. Ha sido un poco de refilón, pero los de Bezos han incorporado un pequeño botón en el menú de accesos rápidos y que ha sido bautizado como MayDay. A uno eso le suena a catástrofe de forma inconsciente, pero no. Este botón da acceso en menos de 15 segundos a un operador -una versión de lo que sería un Genius en Apple- a quien se le puede plantear todo tipo de dudas relativas al producto, el servicio y la casa. Se trata de un asistente de carne y hueso al que podremos ver (ellos no a nosotros) disponible las 24 horas del día y los 365 días del año de forma totalmente gratuita, que además puede acceder a nuestro equipo, previa autorización, para solucionar los problemas que puedan surgir.

¿Atención al cliente? Amazon acaba de humillar a todos sus rivales, directos e indirectos con una carta maestra que deja en ridículo cualquier sistema de soporte, por muy excelente que sea. Adiós a los correos a cuentas "support@" o foros en los que los grandes se zafan de dar la cara descargando esa responsabilidad en la solidaridad de los usuarios. Amazon borra de un plumazo también los call-center de pago y el soporte premium. Pero MayDay es a su manera, un pequeño caballo de Troya: con el asistente de viva voz en nuestro equipo, es mucho más fácil que estemos más dispuestos a aumentar las compras en el servicio. Una maniobra maestra que Bezos afirma puede soportar y los números seguro que salen. Por el momento, y esta es la mala noticia, sólo disponible para Estados Unidos, pero cabe suponer que se extenderá al resto del globo.