viernes, 6 de septiembre de 2013

Las agencias de inteligencia de EEUU y el Reino Unido pueden saltarse gran parte de los sistemas de cifrado de internet

El caso Snowden podría haber sacado a la luz una de las noticias más perturbadoras de los últimos meses después de que reporteros de The New York Times, The Guardian y ProPublica hayan revelado que las agencias de inteligencia de los Estados Unidos y el Reino Unido poseen los mecanismos para saltarse gran parte de las medidas de cifrado con las que miles de compañías protegen los datos de sus usuarios en internet.

Dos programas, Bullrun y Edgehill, dirigidos por la Agencia de Seguridad Nacional de EEUU (NSA) y el Cuartel General de Comunicaciones del Gobierno del Reino Unido (GCHQ), estarían siendo utilizados regularmente para acceder a comunicaciones seguras saltándose protocolos de codificación usados comúnmente en internet. Ambas iniciativas contarían con un presupuesto enorme; mientras que el polémico PRISM cuenta con unos fondos de 20 millones de dólares al año, la NSA recibió una asignación de 255 millones de dólares solo para financiar sus esfuerzos para romper este tipo de protecciones.