sábado, 21 de septiembre de 2013

Nokia continúa trabajando en prototipos Lumia con Android

La compañía Nokia continúa con su Plan B tras la compra de su división de dispositivos y servicios por parte de Microsoft. La finlandesa está trabajando en nuevos prototipos de smartphones Lumia con sistema operativo Android y con chip Qualcomm 200 8225Q. Foxconn es la encargada de continuar con el desarrollo de estos dispositivos y por el momento se desconoce qué ocurrirá con este desarrollo hasta la aprobación de la compra por parte de la junta directiva de ambas compañías.

A principios de mes, el gigante Microsoft anunció la compra de la división de dispositivos y servicios de su socio Nokia por 5.440 millones de euros. Las bajas ventas de la familia Lumia de Nokia, con sistema operativoWindows Phone, ha propiciado esta operación y así la finlandesa ha salido del bache en el sector de los dispositivos móviles.

Días después del anuncio de la compra, fuentes cercanas a Nokia revelaban que antes de este anuncio la finlandesa estaba trabajando en un prototipo de Lumia con sistema operativo Android, el SO móvil líder en el mercado actualmente, una elección que para los analistas debió tomarse desde el principio para poder conseguir un hueco en el mercado de los smartphones y competir con los gigantes Apple y Samsung.

Chip de Qualcomm

Sin embargo, con el anuncio de la adquisición, este prototipo de nombre clave Mountain View quedó parado, pero todo apunta a que Nokia no cesa en su empeño. Tal y como ha informado el sitio chino CTechnology, a través de su web y su cuenta de Weibo sigue avanzando en este prototipo, que no solo incorpora Android sino también el chip Qualcomm 200 8225Q. Además Foxconn, encargado de su fabricación, ya ha entregado un lote de más de 10.000 unidades del mismo y el equipo de investigación y desarrollo de Nokia en Pekín lo está probando.

Por el momento el Plan B de Nokia sigue adelantes pero habrá que esperar para saber si finalmente un Lumia con Android llega al mercado. Esta decisión dependerá de la junta directiva de Microsoft por lo que hasta que no se aprueben las condiciones de venta se desconoce si el proyecto seguirá adelante o quedará guardado en un cajón.