lunes, 2 de septiembre de 2013

¿Qué hago con mis fotos del verano?

Llega el final del verano y, como viene sucediendo desde que el mundo fotográfico ha ampliado sus horizontes, nos encontramos ante cientos de imágenes que, si no cuidamos y tratamos, es muy probable que no disfrutemos, que las perdamos o las dejemos caer en el olvido.

Por ello, recopilamos una serie de consejos con la finalidad de sacarle el máximo partido a nuestras instantáneas.

Partimos de la base de que cada vez es más común que las fotografías las tomemos con un smartphone, ya que los últimos avances han hecho que estos dispositivos cuenten con una calidad incluso superior a la de una máquina convencional. Esto tiene un aspecto muy positivo ya que existen muchas opciones para poder realizar una copia de seguridad para no perderlas.

El mundo smartphone

«Dropbox» es una de las opciones más recomendables. Es de las más conocidas y siempre permite realizar una copia de las fotografías que tenemos almacenadas en nuestro móvil. Gracias a esta aplicación podemos, bien mediante una conexión Wifi bien con nuestros datos, subir las imágenes a una carpeta privada que se denominará «Camera Uploads» en su resolución original. ¿El único inconveniente? No se pueden superar el límite de nuestra cuenta que, si es gratuita, será de 2 GB. A su favor, que nos permite con muchísima facilidad compartir con quién queramos esa carpeta.

Otra opción semejante es «Photo Saver». En su caso es necesario tener una cuenta en Facebook, donde guardará, en una carpeta privada, las fotografías de nuestro dispositivo móvil. «PlayMemories Online», de Sony, con 5GB de espacio gratuitos para empezar, y a la que podemos acceder tanto desde Android como de iPhone o incluso una Playstation, es otra posibilidad para tener nuestras fotografías en internet. Microsoft nos ofrece, con «Skydrive», 7GB de espacio gratuito, además de la posibilidad de que creemos con otros dispositivos un espacio con común al que acceder todos.

Obviamente, tanto para dispositivos móviles como para nuestras cámaras, los medios grabables como los discos CD-R, CD-RW, DVD-R y DVD-RW también nos servirán para almacenar cientos de megabytes de fotos digitales e incluso varios gigabytes.

Si lo que queremos es revelar nuestras fotografías, más allá de hacerlo sin más, proponemos algunas ideas para poder disfrutarlas todo el año.

Disposición original

Un básica es la del álbum digital. Es algo cada vez más extendido que, a modo de libro, permite ver las imágenes sin la necesidad de tener que ir haciéndolo nosotros, una a una. Cada vez son más los sitios que nos ofrecen esta posibilidad, incluso con envío a domicilio.

Una de las formas con las que podemos disfrutarlas al máximo es creando un mural con ellas. Dedicarles una pared entera suele dar un toque a diferente a una habitación y podemos jugar con factores en función del estilo que busquemos. Por ejemplo, imprimir todas las fotografías en blanco y negro y ponerlas en marcos de distintos tamaños transparentes y distribuirlos por la pared, es una buena idea clásica que cuadra a la perfección sobre un fondo blanco o de cualquier color. Marcos y cuadros de este tipo podemos encontrarlos en múltiples sitios, desde una tienda de fotografía tradicional a grandes almacenes.

Si buscamos algo más original, podemos optar por marcos que emulan el formato polaroid, que nos permite distribuir por distintas partes de un espacio las imágenes. En este estilo encontramos cada vez más opciones, no es complicado encontrar marcos de distintos tamaños y formas; desde flores a libélulas.