martes, 29 de octubre de 2013

AIRO, el brazalete que monitorea tu estado físico

Desde hace ya algún tiempo han estado lloviendo empresas que intentan convencernos de adquirir uno de sus gadgets brazaletes. Ya sea en formato reloj de muñeca o una simple banda, estos dispositivos se han estado promoviendo desde hace bastante como las herramientas perfectos de aquellos que se preocupan de su buen estado físico, registrando datos como pulso, distancias recorridas, o estado del sueño.

Es entonces cuando no podemos evitar preguntarnos qué hay de nuevo en AIRO que lo diferencie del resto. A primera vista puede parecer que nada, pero según asegura el fabricante, estamos ante una solución completamente distinta a lo que habíamos venido viendo hasta ahora, y es que esta pulsera no solamente registra datos aislados y sencillos, sino que va un paso mas allá ofreciendo un nuevo tipo de sensor, ademas de sacar mas datos de lo que ya se había venido viendo.


Mediante el registro de la frecuencia cardíaca de su usuario, AIRO promete que hará los cálculos necesarios para determinar qué tan provechoso ha sido un determinado ejercicio y cómo ha sido tu recuperación del mismo. Usando el mismo método el brazalete será capaz de medir tu ritmo circadiano (ciclos de vigilia y sueño), proporcionarte información de qué tan provechosa fue tu descanso, y qué tanto tiempo deberías dormir para obtener un descanso optimo.

También mediante la frecuencia cardíaca, el gadget hará los cálculos necesarios para determinar el estado de tu sistema nervioso autónomo (mismo que mediante la liberación de catecolaminas aumenta los latidos por minuto del corazón), lo que en la practica se traduce enmonitorear cómo respondes al estrés, y qué situaciones son mas o menos estresantes para ti.

Por ultimo ha quedado la característica mas resaltantes del AIRO, y es su utilidad en la nutrición, y quizás mas concretamente en el metabolismo. Mediante el uso de un espectrómetro, el brazalete detectará y medirá cierto tipo de moléculas que se liberan al torrente sanguíneo, de modo que podamos saber cual es el momento mas apropiado para comer, y si una comida en determinado nos ha sentado bien o por el contrario nos ha hecho daño.