domingo, 27 de octubre de 2013

¿Cuál es el mejor horario para publicar contenido en las redes sociales?

Seguro que muchas empresas se han hecho esta pregunta en algún momento, ¿cuál es el mejor horario para publicar contenido en las redes sociales? Hemos creado un buen contenido, nos lo hemos currado, hemos puesto nuestro conocimiento y pasión en hacerlo ameno, interesante y deseamos que tenga la mayor difusión posible.

Pero lo cierto es que puede pasar totalmente desapercibido si hemos elegido mal la franja horaria en la que vamos a publicarlo. Lo primero que debemos saber es que los clientes en las redes sociales se comportan de forma diferente dependiendo de la red en la que están. No es lo mismo Facebook, que Twitter, Linkedin o Instagram, por citar algún ejemplo.

¿Qué contenido vamos a publicar? ¿En qué red social?

Luego debemos ser conscientes que dependiendo del tipo de contenidoel horario de consulta más habitual será diferente. Por ejemplo, si publicamos cuestiones profesionales, tal vez sea más interesante intentar publicar en horario laboral. Pero mientras están trabajando posiblemente no puedan consultar las redes sociales. ¿Publicamos en las franjas de los descansos de desayuno o comida?

Si hablamos de contenidos que tienen más que ver con ocio, descanso, tecnología de consumo, etc. quizás una buena franja sea de 8 a 10 de la noche, mientras hemos llegado a casa, estamos esperando o preparando la cena y un poco después de la misma, donde la gente está consultando las redes sociales para ver un poco que ha pasado con sus amigos y el mundo en general.

También debemos comprobar qué mensajes han sido marcados como favoritos, a qué horas lo han sido, los que han sido compartidos de nuevo o en los que se han hecho comentarios. En base a estos datos podemos hacernos una idea de cuál es la franja horaria en la que nuestro mensaje podría tener más impacto. Aquí hay muchas aplicaciones que lo hacen de forma automática, aunque para mi gusto pierde un poco de eficacia.

Si no lo consigues a la primera, insiste…

Puede que a pesar de todos nuestros esfuerzos, el contenido que hemos creado no sea tan compartido como nos hubiera gustado. En estos casos siempre podemos tratar de mejorar su visibilidad republicando en las redes sociales, insistiendo. Esta es una cuestión de la que no debemos abusar. No debemos convertirnos en unos spammers de las redes sociales, o dicho de otra manera, unos cansinos premium…

Por ejemplo, en Twitter, donde es muy complicado que el usuario mire hacia atrás más allá de un poco tiempo en el que se ha conectado es más interesante de hacer, publicarlo en varios días y varios horarios diferentes. Sin abusar, avisando que es un contenido que ya publicamos, pero que volvemos a lanzar por si alguien se lo perdió. En Facebook por ejemplo, es algo que con hacerlo un par de veces será suficiente.

La suerte y la competencia

Por último también hay que tener en cuenta el factor suerte. Puede que nos se sabe como el contenido de tu blog de empresa llegue a verlo un usuario influyente, que tiene miles de seguidores y lo comparte en su red social lo que implica éxito instantáneo, muchas visitas a tu página, mucha difusión de tu contenido y una buena manera de promocionarte.

Otra cuestión a tener en cuenta es con cuántos mensajes competimos. Muchas veces lanzar un mensaje en una franja que tiene una menor congestión hace que nuestro mensaje pueda destacar más, que se le preste más atención que si estamos en una hora donde el tráfico de red es mucho mayor…

Lo cierto es que si vamos trabajando con paciencia los contenidos y prestamos la debida atención en poco tiempo seremos capaces de identificar en qué franjas nuestros contenidos tienen más difusión. Y esto también nos ayudará a ganar poco a poco más usuarios y mejorar el tráfico de nuestras páginas.