jueves, 17 de octubre de 2013

El Nokia Lumia 520 triunfa, nuevas posibilidades se abren para Windows Phone

Hace unos meses hablábamos de la cuota de mercado de los diferentes terminales basados en Windows Phone y de cómo el Nokia Lumia 520comenzaba a destacar especialmente entre esos smartphones. Esa tendencia se ha confirmado definitivamente tres meses después.
Lo indican los nuevos datos de AdDuplex, la consultora que ha revelado que actualmente el 32,8% de los smartphones basados en la plataforma móvil de Microsoft son Nokia Lumia 520. Es decir: uno de cada tres usuarios de Windows Phone están usando este terminal.
Solo los HTC 8X y 8S tienen márgenes significativos en el estudio de AdDuplex, pero aún así quedan muy por detrás de la mayoría de terminales de Nokia, que dominan —como era de esperar— este segmento.
Los Lumia más potentes como el Nokia Lumia 920 (12,9%) o el Lumia 925 (2,3%) parecen tener mucha menor importancia, pero será interesante ver cómo este último (no ha tenido la oportunidad de crecer aún demasiado en cuota) y sobre todo el Nokia Lumia 1020 se comportan en la próxima comparativa de AdDuplex.
¿Lo mejor está por llegar?
El crecimiento de la cuota de mercado de Windows Phone —ya es del 10% en Europa— y la inminente llegada de nuevos terminales con Windows Phone 8 Update 3 (o GDR3, como se conocía hasta ahora) hacen pensar en que esta plataforma está realmente animada.
Queda por ver si Microsoft logra convencer a otros fabricantes. Esa actualización que permitirá mayores pantallas y resoluciones, así como los rumores sobre Windows Phone 8.1 y su relajación de requisitos hardware podrían atraer a OEMs que hasta ahora no parecían muy dispuestos a apostar por la solución de los de Redmond.
En las quinielas está HTC como uno de los máximos candidatos a ofrecer nuevos terminales: ya tienen presencia en el mercado con los citados 8X y 8S, pero su actual situación podría reforzar ese posible interés por el plan B que Microsoft ofrece.
No solo HTC podría lanzar nuevos terminales. Se habla de Huawei y de un hipotético Huawei Ascend W3 que sería anunciado en el CES 2014, así como de un también hipotético Samsung SGH-i187 que por lo visto será un modelo de gama media con un Snapdragon 400.
Además de esos nombres aparentemente prometedores, surgen otros como los de OPPO —cuyos directivos mostraron explícitamente su interés por la plataforma— o Lenovo, que también parece tener interés por apoyar este mercado con smartphones propios. Con todos ellos sobre el papel y la reciente adquisición de Nokia por parte de Microsoft, todo apunta a que llegan tiempos especialmente interesantes para Windows Phone. Veremos qué nos depara el futuro.