martes, 29 de octubre de 2013

La misteriosa barca de Google Es una especie de edificio flotante

Con Google, cualquier cosa es posible. O, al menos, eso es lo que piensan muchos de los que dieron crédito a las informaciones publicadas durante este fin de semana sobre una misteriosa gabarra que flota en la bahía de San Francisco, a la que inmediatamente se ha relacionado con el gigante de Internet y sus planes de futuro.

Teoría 1: Un centro de datos

Lo primero que se dijo fue que se trataba de una estructura que podríaalbergar un centro de datos de la compañía que, al estar ubicado en aguas internacionales, escaparía al control de la Agencia Nacional de Seguridad y del gobierno de Estados Unidos. Esa teoría no resulta tan fantasiosa como pueda parecer en un principio si partimos de la base de que Google ya ha patentado un prototipo de centro de datos flotante.

Sin embargo, las réplicas han llegado rápidamente, no desde Google, que no se ha pronunciado aún ante ninguna de las especulaciones, sino desde Forbes, donde argumentan que, a pesar de lo astuta que parece esa idea de protegerse de las injerencias del poder en mitad del mar, una barca que flota sobre el océano no parece el lugar más seguro para acoger algo de importancia tan vital como un centro de datos.

Además, recuerda la publicación, las aguas internacionales comienzan a doce millas (unos 19 kilómetros) de la costa, y esa distancia ha de ser cubierta por algún cableado que transmita la información a tierra y que, por tanto, sí podría ser interceptado por el gobierno en el territorio que controla.

Teoría 2: Tienda flotante de Google Glass?

La otra hipótesis, que cobra cada vez más fuerza, es que lo que Google está levantando frente a la costa de San Francisco es una futura tienda flotante de Google Glass, que la compañía pretendería atracar frente al Fort Mason de la ciudad de California por un tiempo determinado, según sugiere CNet.

El mismo medio publica que en Portland, en el estado de Maine, ha sido vista una barcaza similar que, según las investigaciones de un periodista, pertenecería a la misma compañía que gestiona la que flota junto a San Francisco, By and Large. Dicha empresa, además, estaría relacionada con un Tim Brandon, al que CNet vincula también con Google.

En cualquier caso, y mientras se mantenga el silencio de la compañía, todo siguen siendo especulaciones. Como dicen en Forbes, resulte lo que finalmente resulte este misterioso proyecto, seguro que es algo muy entretenido.