lunes, 28 de octubre de 2013

LG G Flex anunciado oficialmente con pantalla curvada de 6 pulgadas y carcasa autorreparable

El gadget más evasivo y deseado de los últimos meses ya es oficial. LG ha anunciado su nuevo G Flex, un nuevo teléfono móvil con el que quiere dar un puñetazo en la mesa y demostrar que sabe hacer algo más que los clásicos rectángulos de plástico y cristal a los que nos tiene acostumbrados. El terminal, que no hace mucho hizo una aparición sorpresa en televisión, cuenta con una singular pantalla OLED de seis pulgadas y 1.280 x 720 que sirve como característica definitoria y principal argumento de venta, aunque tampoco sería prudente desdeñar su procesador Snapdragon 800 (acompañado por 2 GB de RAM) ni la cámara trasera de 13 megapíxeles, a simple vista prestada por el G2. Posee una batería de 3,500 mAh, sus dimensiones son de 160,5 x 81,6 x 7,9 ~ 8,7 mm y tiene un peso de 177 gramos.

A diferencia del Galaxy Round de Samsung, la estructura del G Flex se curva de arriba a abajo en lugar de izquierda a derecha, lo que posiblemente hará que sea un poquito más ergonómico cuando esté pegado contra nuestra cara, aunque su diseño nos despierta dudas a la hora de guardarlo en el bolsillo. Habrá que esperar a tenerlo en nuestras manos (y pantalones) antes de emitir sentencia.