lunes, 7 de octubre de 2013

Microsoft dispuesta a rebajar licencia de Windows Phone a HTC

Microsoft, en un intento por impulsar su sistema operativo, estaría dispuesta a rebajar (o incluso eliminar) las licencias para que se sigan fabricando dispositivos HTC con Windows Phone.

Es un momento de decisiones complicadas. El mercado de los smartphones es más salvaje y competitivo que nunca. Muchas compañías luchan por sobrevivir tras el golpe sufrido con la llegada del iPhone y Android. Es el caso de Microsoft, la cual estaría intentado que sigan fabricándose dispositivos HTC con Windows Phone, algo que podría potenciar más su sistema operativo tras la compra de Nokia.

En un artículo publicado en Bloomberg, se afirma que Microsoft estaría interesada en seguir llevando su sistema operativo a dispositivos fabricados por HTC. Como vemos, la compañía querría recuperar el espacio perdido (o "no ganado") y no se conformaría con la reciente compra del fabricante finlandés.

HTC fue la primera compañía en realizar terminales con Android y Windows Phone, pero parece mucho más enfocada en el sistema operativo de Google. Microsoft estaría dispuesta a reducir (o incluso eliminar) la licencia por instalar su sistema operativo, una decisión que contraatacaría a los rumores que indicaban que HTC se enfocaría sólo en Android.

Es un acto de supervivencia pero a la vez un ataque directo a GoogleTerry Myerson, responsable de la unidad de sistemas operativos de Microsoft, es el encargado de esta operación en la cual se intenta convencer a la compañía taiwanesa con rebajas de licencias. No es algo aislado, ya que algunas fuentes indicaron que Steve Ballmer y otros ejecutivos habrían viajado a Beijing en busca de nuevos socios. Este viaje estaría centrado en cerrar acuerdos con fabricantes de teléfonos con Android, los cuales se unirían a la lista encabezada por Nokia.

Es un acto de supervivencia pero a la vez un ataque directo a Google. Microsoft quiere conseguir insuflar vida a su sistema operativo urgentemente, el cual, en cuanto a número de usuarios, está un poco moribundo. Si consiguen cerrar acuerdos con importantes fabricantes de hardware podrían llamar la atención de muchos usuarios y aumentar el golpe de efecto conseguido con la compra de Nokia. Microsoft no lo tendrá nada fácil, pero tiene que intentarlo.