lunes, 7 de octubre de 2013

Nokia Glance cambia de color con Windows Phone 8 GDR3

Nokia, durante el próximo 22 de octubre, podría comenzar una importante etapa de crecimiento. Quizá no sea así, pero los de Redmond están comenzando a ofrecer lo que la compañía finlandesa estaba pidiendo hacía meses. Con la próxima actualización GDR3 de Windows Phone 8, el sistema operativo de los Nokia Lumia recibirá algunas modificaciones como, por ejemplo, más posibilidades de personalización del “Nokia Glance”, el lockscreen del fabricante.

Desde PhoneArena aseguran que el sistema operativo móvil de Microsoft, Windows Phone 8, está empezando a tomar una forma “mucho más Android”. Evidentemente, para alcanzar la madurez del SO de Google sería mucho más el trabajo y el tiempo que los de Redmond pueden necesitar, pero sí es cierto que la tendencia es muy positiva. No obstante, esto no significa necesariamente que el consumidor esté dispuesto a apostar por Windows Phone 8, pero terminales como el Nokia Lumia 520 ya han conseguido lo suyo.

Nokia Glance recibe nuevos colores con la actualización GDR3 de WP8

Metro, la interfaz de Microsoft, además de llamar la atención por las ventanas que hacen honor al nombre del sistema operativo, también tiene bastantes posibilidades de personalización en cuanto a color, sobre todo en su versión de escritorio. No obstante, la versión del sistema operativo para smartphones, phablets y tabletas, también las tiene e irán aumentándose. De la misma manera, también se ha incluido en esta versión, por ejemplo, un nuevo “modo coche”.

Como podéis ver, en este tweet, y aportando una captura de pantalla, se muestra esta novedad de la versión GDR3 de Windows Phone 8, que además de incluir las novedades ya citadas ofrecerá soporte para resolución FullHD 1920 x 1080 píxeles.

Windows Phone 8 está madurando, ¿le queda tiempo?

Cuando leemos acerca de Blackberry y su situación, o cuando es Nokia quien ocupa los titulares, sin duda se emplea un tono algo dramático. Y no es extraño, puesto que estas compañías ha tocado la cima en su momento, y actualmente están más cercanas al suelo. Sin embargo, la situación actual de Nokia es diferente, puesto que la compra de Microsoft puede suponer una importante inyección de capital concentración del potencial de ambas compañías.

Es decir, Microsoft puede soportar un largo período de pérdidas, un crecimiento lento, no hay problema por ello. Lo fundamental es que, ahora que fabricante de software y fabricante de hardware están unidos, se busque la perfecta relación entre ambos componentes fundamentales de los dispositivos, y perfectamente podría competir Windows Phone 8 con iOS y Android.