jueves, 3 de octubre de 2013

Probamos el Chromecast de Google

Hace unos escasos meses Google lanzó Chromecast, un dispositivo con forma de pendrive que se conecta al HDMI del televisor y permite emitir video y audio desde cualquier móvil, tableta u ordenador al televisor. Lamentablemente, sólo está disponible en Estados Unidos, pero después de la increíble demanda que he tenido allí probablemente lo veamos también en el viejo continente en breve.

Además del Chromecast, la caja, incluye un cable USB y un adaptador a corriente, porque, desgraciadamente el HDMI no proporciona alimentación, y necesita estar enchufado a un puerto USB. Si tienes suerte y tu televisión cuenta con un puerto USB, no necesitarás nada más, si no tendrás que usar el adaptador de corriente a USB que trae consigo. También incluye un pequeño alargador para HDMI, pensado sobre todo en mejorar la cobertura del WIFI.

Una vez enchufado a la televisión, la configuración es muy rápida, sólo necesitamos un ordenador, una tableta o un móvil con la aplicación de Chromecast instalada, para "engancharlo" al WIFI de nuestra casa u oficina. El proceso es muy sencillo y tremendamente rápido, ya que la aplicación te guía paso a paso con la configuración..

La aplicación que tenemos que instalar en los dispositivos desde donde queramos emitir el vídeo a la televisión, harán que aparezca un pequeño icono, que pulsándolo hará que se duplique nuestra pantalla en el televisor. En el caso del ordenador, éste aparecerá en el navegador Chrome y, en los dispositivos móviles, en las aplicaciones de YouTube, Netflix y Google Music. Todos los dispositivos que estén conectados a la red WIFI «verán» el Chromecast y podrán «manejar» la reproducción, subir el volumen, pausar o cambiar el video que se está emitiendo.

Para los que estén pensando en usarlo para ver las películas que tienen almacenadas en el ordenador, no es el dispositivo más acertado, de momento, ya que desde el ordenador sólo se puede emitir desde Google Chrome, y sólo los players de Netflix y Youtube soportan la emisión «directa» sin tener que reproducir el vídeo en nuestro ordenador. Un truco, que por lo menos funciona en Chrome para Apple, es abrir el vídeo en una pestaña del navegador y después emitir al Chromecast. Por alguna razón en Chrome para Windows 8, no he conseguido reproducirlo.

En España, de momento, no tiene mucho atractivo, ya que la principal aplicación de Chromecast, Netflix, no funciona en nuestro país.