viernes, 1 de noviembre de 2013

Galaxy Nexus se queda sin Android 4.4 KitKat, ¿así se lucha con la fragmentación?

Google anuncia que el Galaxy Nexus, su smartphone de apenas hace dos años, no podrá ser actualizado a la más reciente versión de Android 4.4 KitKat, dejando así sin soporte oficial a un terminal con capacidad más que suficiente para ejecutarlo.

Google, en conjunto con el lanzamiento del nuevo Nexus 5 también ha hecho oficial la nueva versión de su sistema operativo, llamada Android 4.4 KitKat. Aunque el nombre de dicha versión ya lo habían dado a conocer hace algunas semanas, no ha sido hasta hoy que hemos podido conocer todas sus interesantes características, incluyendo una renovada interfaz, mayor integración con Google Now, y la posibilidad de funcionar con más terminales, ya que Google sigue son su lucha contra la fragmentación desde la raíz del sistema.

Sin embargo, irónicamente, el Galaxy Nexus no podrá ser actualizado a Android 4.4 KitKat. Así lo han anunciado a través de la web oficial de soporte técnico para Android, por lo que han dejado sin actualización a la nueva versión a un smartphone de gama media que apenas tiene dos años de haber llegado al mercado, y que está bajo la responsabilidad directa de Google.

El Galaxy Nexus, que fue fabricado por Samsung, cuenta con un procesador de doble núcleo y 1.2 GHz de frecuencia, además de 1 GB de memoria RAM, más que suficiente para cumplir con los mínimos que pide Android KitKat para ser compatible con un móvil.

¿Así se lucha con la fragmentación, Google?

Realmente se me hace increíble la ironía de que el Galaxy Nexus con todas sus especificaciones, no sea merecedor de la más reciente versión del sistema operativo móvil de Google. Es un movimiento incomprensible, por parte de una empresa que tiene al menos tres versiones del sistema operativo luchando contra la fragmentación, que es el mayor cáncer, por así decirlo, de Android como plataforma.

Android KitKat es el último de una serie de pasos muy inteligentes y dignos de aplausos por parte de Google para unificar la experiencia entre smartphones y tablets, incluyendo modelos no tan potentes con "hasta 512 MB de memoria RAM". Google asegura querer que los fabricantes ya no tarden tanto en actualizar sus terminales, ni dejen de dar soporte a modelos que realmente no sean antiguos, desfasados tecnológicamente.

Un mal ejemplo para la industriaPero el ejemplo que ha mostrado hoy es otro. El Galaxy Nexus se queda sin Android KitKat de forma oficial, y aunque siempre podemos pensar que "para eso existen las ROMs" y todo lo demás, tengamos claro que aunque las ROMs ofrecen esa ventaja de extender el soporte a un móvil directamente de la mano del usuario, no es lo ideal, instalar una ROM es un proceso engorrosoy nadie puede negarlo. Ideal es que el fabricante mantenga tu dispositivo, que costó una buena suma de dinero, actualizado por una cantidad de tiempo aceptable, decente.

Dos años no es una cantidad de tiempo justa para dejar de mantener actualizado un terminal que en su momento fue tope de gama, y con esto Google da un mal ejemplo a los ya de por sí viciados fabricantes que dejan de actualizar dispositivos luego de un año, seis meses, o incluso, en algunos casos, nunca los actualizan.