viernes, 29 de noviembre de 2013

Mientras LG Flex se prepara para su lanzamiento internacional, ya se habla de su sustituto

El LG G Flex es una realidad, con mayor o menor interés para el gran público, pero ahí está, preparándose para ser comprado a nivel internacional. Considerado como el segundo teléfono – tras Samsung Galaxy Round – en el que han usado una pantalla flexible para su concepción, es realmente el primero que muestra cierto grado de flexibilidad.

El modelo de LG podríamos decir que está más adelantado, que en la práctica es mucho más un producto real que el de Samsung, de hecho lo quieren lanzar en Estados Unidos y Europa a comienzos de 2014. En otros mercados aparecerá antes, Hong Kong lo tendrá disponible el 3 de diciembre.

En Europa parece que lo ofertará Orange Francia, y en Estados Unidos se lo relaciona con las operadoras Sprint, T-Mobile y AT&T. El precio – cercano a los 1000 dólares – no invita a que sea un superventas, ni creemos que sea la intención de LG.

LG G Flex 2, más flexible

Lo curioso de todo esto es que los coreanos ya andan dándole vueltas a su sucesor, que intentará llevar el nivel de flexibilidad a otro nivel. Se habla de que podrá doblarse 90 grados sin que nada en su estructura sufra daños.

No entendemos bien la utilidad de llegar hasta ese ángulo, ya que todavía no se puede considerar como plegable – 180 grados -, simplemente más flexible. Está claro que llegará un momento en que podamos cerrar y abrir como el que abre un ordenador portátil.

Seguro que en términos de resistencia, o a la hora de confeccionar un dispositivo que necesite de mayor curvatura, el avance de los 90 grados será bienvenido, pero en un teléfono lo termino de ver. Lógicamente las baterías seguirán siendo curvadas, y no dudamos de que el material externo volverá a ser auto reparable.