sábado, 2 de noviembre de 2013

Qualcomm podría hacerse con un pedazo del pastel en el que se ha convertido BlackBerry

Varias fuentes del The Wall Street Journal (WSJ) aseguran que Qualcomm, la firma especializada en inversiones Cerberus Capital Management LP, y dos de los fundadores de BlackBerry, Mike Lazaridis y Doug Fregin, podrían estar estudiando la manera de aliarse para hacerse con el control de la compañía.

Pero, para conseguirlo, tendrán que imponerse a Fairfax Financial Holdings, una firma canadiense de servicios financieros que también parece estar intentando conseguir la financiación necesaria para poner encima de la mesa una oferta suculenta. Incluso Lenovo podría ser un aspirante «duro de pelar».

Mientras tanto, el valor de BlackBerry sigue cayendo, y este panorama no parece que vaya a cambiar a corto plazo, no al menos hasta que alguno de los grupos interesados en su adquisición se haga con el control de la compañía y consiga detener la «sangría».

Una apuesta muy firme

A diferencia de BlackBerry, a Qualcomm le va de maravilla. Como sabéis, la firma con sede en San Diego es actualmente el mayor fabricante de chips para smartphones del mundo. De hecho, no suministra únicamente los microprocesadores Snapdragon que gobiernan buena parte de los terminales que podemos adquirir hoy en el mercado, sino también los chips de comunicaciones que nos permiten acceder a las redes de telefonía móvil, entre otras soluciones. Y esto no es todo. También ha licenciado muchas patentes a otros fabricantes, lo que le proporciona pingües beneficios.

Según el WSJ, Qualcomm tiene una caja de nada menos que 11.500 millones de dólares, por lo que dispone del capital necesario para posicionarse como un comensal imponente en el reparto del pastel en el que se ha convertido BlackBerry. Sin embargo, entran en juego otros factores que complican sensiblemente esta decisión. ¿Aceptarían algunos de los grandes clientes de esta empresa, como Apple, Samsung o Sony, que Qualcomm participe en una firma especializada en la fabricación de smartphones? Sin duda, esta decisión podría originar tensiones entre ellas. Probablemente pronto saldremos de dudas.