miércoles, 6 de noviembre de 2013

Windows 8.1: todos los pequeños y grandes cambios

Windows 8.1 ya está llegando a todos los rincones tecnológicos del mundo. La nueva actualización del sistema operativo de escritorio (y tablets) de Microsoft debe estarse desplegando entre los usuarios deWindows 8, y junto a ella seguramente recibirán la grata sorpresa de novedades en cuestión de rendimiento, pero sobre todo cambios que el gigante de las PCs ha aplicado a en su más reciente creación. Si fuiste uno de los afortunados en probar Windows 8.1 Preview, seguramente ya conocerás algunas de las mejoras, pero si no fue así, aquí te damos a conocer todos los cambios más importantes que encontrarás en Windows 8.1 en su versión final.

Windows 8.1, mejorando la experiencia de usuario

Cuando Windows 8 vio la luz era innegable el cambio que Microsoft pretendía en sus productos, adaptándose a un mercado cada vez más dominado por las pantallas táctiles, y homogeneizando un poco la interfaz con el sistema operativo equivalente para móviles, Windows Phone. Los cambios estéticos fueron grandes, y con la inclusión de una interfaz preparada para gestos táctiles la primera impresión era de frescura, pero faltaba algo para completar la experiencia de usuario, pues no muchos estuvieron completamente satisfechos con esta primera entrega.

Entra al articulo completo para ver el vídeo

Con Windows 8.1 Microsoft da un salto en este abismo de satisfacción en la experiencia de usuario para ofrecer un producto mucho más amigable, tanto en estética como en rendimiento. Pero aunque muchos estarán familiarizados con el SO, es difícil notar todos los cambios a primera vista, cambios que si bien parecen pequeños, determinan en gran medida una mejora en la experiencia.

Windows 8.1, todos los cambios

Pues bien, estos son los cambios más importantes que encontraremos en Windows 8.1. Algunos serán visibles desde el primer momento, y otros solo con el uso podremos encontrarlos, pero siempre en pro de una experiencia amigable.

Entra al articulo completo para ver el vídeo

Vuelve el botón de inicio. Algo que se agradece es la inclusión nuevamente del botón de inicio en Windows 8.1 anclado a la barra de tareas, aunque no exactamente como lo encontramos en Windows 7 o versiones anteriores, pues al presionarlo nos llevará al menú principal de Windows 8.1, es decir, se trata de un botón de inicio pero adaptado a la nueva interfaz del sistema operativo.

Arranque en modo tradicional. El usuario podrá elegir ahora al iniciar el ordenador si desea la vista de escritorio tradicional, es decir, al encender la computadora podremos decidir si queremos trabajar con la interfaz de rectángulo o con la interfaz tradicional a la que estamos acostumbrados, si es que la de Windows 8.1 no termina de convencernos.

Más personalización del escritorio. Ya habíamos comentado que la personalización era un punto muy importante de Windows 8.1, y es que Microsoft ahora permite la inclusión de fondos animados, así como cambios de colores con más opciones que en la versión anterior.

Listado de todas las aplicaciones. En Windows 8.1 será más fácil acceder a nuestras aplicaciones a través de un menú de “todas las aplicaciones”, en el que además podremos filtrar app por nombre, uso, categoría o fecha de instalación, ideal si cuentas con una computadora muy cargada de aplicaciones.

Organización más rápida de los Tiles. A la para de Windows Phone en su última actualización, Windows 8.1 permite redimensionar los Tiles (ventanas o rectángulos de su interfaz), así como modificar el color de los mismos, para que cada quien diseñe el patrón de colores y dimensiones que mejor se adapte a sus necesidades,

Tareas y vistas múltiples o “Snap View”. Para aquellos que buscan más productividad, Windows 8.1 puede correr hasta 4 aplicaciones simultáneas por pantalla, y hasta 8 si utilizamos dos pantallas. Siendo el doble que en Windows 8.0, la nueva versión apunta hacia personas verdaderamente multitarea. Es interesante que si, por ejemplo, el usuario hace click en un vínculo de un video en un correo, ya no se saldrá de la aplicación de correo para entrar en el navegador, sino que la pantalla se dividirá en dos para tener a la vista el correo y el video simultáneamente.

Integración total con SkyDrive. El sistema podrá trabajar directamente con archivos en nube sin necesidad de una interfaz para sincronizarlos. Con Windows 8.1 es más fácil trabajar en cualquier lugar, ya que los archivos están siempre accesibles desde cualquier dispositivo y ubicación. De esa manera, el usuario no tendrá que volver a configurar los dispositivos de Windows 8.1 que utilice.

Búsqueda universal. Esta aplicación pasará a realizar búsquedas en los archivos locales, la web, SkyDrive y demás aplicaciones compatibles de forma automática. La búsqueda de Bing también mejora y ahora viene mucho más enriquecida, de tal suerte que si buscamos un artista los resultados mostrarán también botones para reproducir sus canciones.

Otros cambios importantes. Actualizaciones automáticas y sin notificaciones, el nuevo internet explorer de la serie 11, controles mejorados para el ratón y el teclado para equipos que no poseen entrada táctil, nuevas opciones de configuración para esquinas activas, cambios en explorador de Windows, teclado en pantalla con más opciones, fotografías en la pantalla de bloqueo, aplicaciones mejoradas (correo, música, fotos, etc.), así como compatibilidad con impresoras 3D, son solo algunas de las grandes ventajas del nuevo sistema operativo de Microsoft.

Sobra decir que la experiencia de uso ha mejorado mucho con esta nueva actualización, y es que hay otros pequeños detalles que solo se aprecian con el tiempo y con el uso. Así que si usan Windows 8 es recomendable actualizar a Windows 8.1 lo antes posible.

Entra al articulo completo para ver el vídeo