miércoles, 13 de noviembre de 2013

¿Y si la verdadera nueva generación de consolas fuera el PC?

Ya queda poco para el lanzamiento de PlayStation 4 y de Xbox One, que se realizará, respectivamente, los días 29 y 22 del presente mes. Aunque las expectativas se encuentran bastante altas (puesto que las viejas máquinas ya tienen muchos años), no todo el mundo está convencido por los nuevos sistemas. A pesar de que el PC vivió tiempos muy duros, poco a poco se va recuperando y ganando en relevancia. Así que muchos aficionados se están planteando si adquirir una consola resulta lo ideal, o si un ordenador puede representar una alternativa más adecuada ante la situación que se da ahora mismo.

Y es que ya hemos hablado de que las propuestas de Sony y Microsoft parece que no van a sobresalir mucho en gráficos, y que no ofrecerán una destacable superioridad en relación prestaciones/precio frente al PC, como en anteriores generaciones. Alguno de los elementos diferenciadores de las consolas, como Kinect, no están levantando la expectación esperada. Es cierto que PlayStation 4 y Xbox One disfrutarán de bastantes juegos exclusivos, pero para muchos entusiastas eso no representa una ventaja cuando a cambio se han de conformar con una potencia gráfica discreta a un precio no particularmente atractivo.

Por otro lado, un ordenador con Windows 8.1 se trata de una máquina mucho más estable y fácil de usar que en el pasado (aunque sigue ofreciendo muchas utilidades), así que ya no resulta tan relevante la facilidad de uso de las consolas. Por no mencionar las Steam Machines, un nuevo híbrido, similar a un PC, pero centrado en el ocio electrónico. Hablando de Valve, los excelentes precios de su tienda digital Steam hacen que la mayor inversión en hardware pronto quede compensada por el coste inferior de los juegos. Además, los títulos actuales casi siempre soportan mandos, así que los que no vean cómodos el ratón y el teclado no cuentan con una excusa.

En definitiva, parece que las nuevas consolas van a acercar a muchos usuarios descontentos al PC. Desde siempre, los ordenadores han sido el recurso del jugador que deseaba los mejores gráficos, pero parece que la reciente decepción de Sony y Microsoft en este aspecto atraerá a bastantes aficionados. Eso no quiere decir que los nuevos sistemas no vayan a conseguir excelentes ventas, pero mi apuesta es que los compatibles recuperarán relevancia en los próximos años, y veremos como cada vez resulta más raro que un juego no disponga de versión para ellos.