lunes, 6 de enero de 2014

Un vistazo a los nuevos (y económicos) Acer Iconia A1 y B1

Oficialmente el CES no dará comienzo hasta la semana que viene, pero Acer no ha querido hacernos esperar hasta entonces para dar a conocer sus renovados Iconia A1 y B1, dos tablets pequeños con Android que aspiran a equilibrar unas prestaciones más bien en lo normalito con la clase de precio que espera el consumidor generalista, ese que sin querer exigir mucho a un tablet casi pide lo imposible: un producto muy barato y que sin embargo funcione correctamente.

Comenzando por el mayor (que no grande) de la casa, el A1-830 (arriba) es un tablet con pantalla de 7,9 pulgadas y relación de aspecto 4:3, en virtud del uso de un panel de 1.024 x 768 píxeles. Estéticamente es tan discreto (derivativo, incluso) como el que más, pero bajo su sencilla pero bien hecha carcasa de aluminio oculta un hardware interesante, puesto que en lugar del típico SoC ARM se encuentra un procesador Intel Atom a 1,6 GHz junto a 1 GB de RAM y 16 GB de almacenamiento (ampliables). No creemos que nadie lo adquiere pensando en su hipotética calidad fotográfica, pero por si acaso, has de saber que sus cámaras poseen 5 y 2 megapíxeles respectivamente. Si a esto sumas su delgado chasis, parece una propuesta sumamente aceptable si consideramos que al menos en Estados Unidos tiene un precio de 169 euros/149 dólares, poniéndolo en línea con dispositivos potencialmente menos satisfactorios y que cuestan prácticamente lo mismo.

En el otro lado tenemos el Iconia B1, un poco más pequeño y posiblemente modesto. En su caso hablamos de un tablet de 7 pulgadas y sólo 1.024 x 600 píxeles de resolución que posiblemente no romperá esquemas, como tampoco lo hará su CPU Mediatek dual-core a 1,3 GHz ni su única y algo risible cámara frontal de 0,3 megapíxeles. El resto, curiosamente, se parece bastante a su hermano mayor, con 1 GB de RAM y 16 GB de almacenamiento, contenidos en una más asequible carcasa de plástico. Esta diferencia de hardware también se deja notar en el precio, puesto que costará 129 euros en España y 149 dólares en Estados Unidos. ¿Merecerá la pena el ahorro? Eso no lo sabremos hasta que hayamos tenido oportunidad de tenerlos en nuestras manso durante varios días, pero a priori diríamos que el A1 parece una apuesta mucho más segura por poco más dinero.